domingo, junio 27, 2004

Otra noche de pasión



Otra noche de pasión en la Eurocopa. Suecos y holandeses se batieron de lo lindo en el horno del Estadio del Algarve. El partido fue correcto, con unas fases mejores que otras. La prórroga, en cambio, fue histórica del minuto 1 al minuto 30. Nos deparó un 0-0, pero de esos que se recuerdan. Sólo faltó que algún insensato, como el jueves Postiga, se encargara de revivir a Panenka en la tanda de penaltis. Se demostró de nuevo, por cierto, que los mejores fallan penaltis (Ibrahimovic, que ya ante Bulgaria había tenido mucha suerte con uno que tiró por el centro).

Holanda, que se coló en cuartos gracias a la generosidad checa, alcanza las semifinales. Allí le espera el anfitrión, Portugal, que sobrevivió igualmente a una situación crítica al final de la primera fase. Uno de ellos verá pasar de largo la final ahora que había vuelto a hacerse ilusiones. Por el otro lado del cuadro, los checos habrán de confirmar las buenas vibraciones que hasta ahora nos han transmitido a todos. Daneses y griegos pueden lograr lo que nadie desea a estas alturas: que los checos se queden en la cuneta. Desde luego, no sería la primera sorpresa de esta Eurocopa atípica y que a mí, como la madre de José (Alvalade), me está volviendo loco.

1 Comments:

Blogger ivan said...

cuanto cuesta el balon

5:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home