sábado, julio 03, 2004

Arbitro vigilado

Ese va a ser Markus Merk. Dificilmente podrá escapar a la polémica después de saberse que es el dentista de la familia del seleccionador griego: Otto Rehhagel.
Hubiese sido mejor que hubiese renunciado a arbitrar el partido. En estas circunstancias, un error a favor de Grecia (que cualquier árbitro podría cometer) será algo más que un error. Y por otra parte un exceso de celo por parte del árbitro, intentando salvaguardar su reputación podría perjudicar a Grecia.

1 Comments:

Blogger Miguel G. said...

No creo que hubiera sido buena idea que renunciara: estaría diciendo a gritos que es un mal profesional. Ahora bien, yo sólo me pregunto en qué demonios piensan quienes designan a los árbitros. En cenar bien, supongo.

9:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home